Repaso De Bell & Ross Vintage BR Aéronavale Replica hecha en Suiza

Como hemos dicho, el Bellytanker no viene solo, ya que Bell N Ross Phantom Réplica ha creado los BR V1-92 Bellytanker y BR V2-94 Bellytanker. Los colores elegidos para el primero de ellos evocan la paleta cromática del bólido: el cobrizo metálico de la esfera reproduce el tono de las llantas, mientras el negro utilizado en la línea de la escala de minutos recuerda la nariz del vehículo. Finalmente, el acero de la caja, cifras, índices y agujas rinde homenaje al metalizado gris de la carrocería.La nueva colección Bellytanker adopta la caja redonda de los Vintage presentados en la pasada feria de Baselworld en sus dos versiones, un tres agujas y un cronógrafo. Respecto al primero cabe destacar que Bell & Ross ha optado por la mayor discreción y elegancia de los 38,50 mm del BR V1-92 frente a los más deportivos 41 mm del BR V2-92. Su caja de acero pulido y satinado acoge una esfera de color cobre con cifras e índices metálicos aplicados situados sobre un anillo negro perimetral que contiene la escala de segundos. Las dos manecillas de tipo bastón de horas y minutos están facetadas y llevan aplicación de material luminiscente, mientras la delicada trotadora central recurre a un contrapeso triangular que nos recuerda la forma de avión. Por último, la pequeña ventana redonda de fecha se encuentra en su posición habitual a las 4:30. En su interior late el calibre automático BR-CAL.302 (ETA 2892). Con un precio de 2.300 €, el Bell & Ross BR V1-92 Bellytanker se entrega con una correa de cuero marrón.

Las combinaciones cromáticas son una de las bazas que tiene las firmas para lanzar nuevas referencias que, a veces unidas basadas en una mismo modelo, aprovechando así al máximo la inversión realizada y mantener el nombre de la marca en primera página a nivel comunicativo, a la vez que poder ofrecer un catálogo lo suficientemente amplio para que cada cliente encuentre su diseño ideal. Bell & Ross no es en absoluto ajena a esta política, y su colección Vintage BR es una buena muestra de ello: entre los BR 123 (sólo hora con fecha y segundero central o pequeño segundero) y los BR 126 (añade la función cronográfica) suma ya 35 referencias, de las cuales la inmensa mayoría lucen una esfera de color negro, y unas pocas en marrón, gris, plateado o crema. Pero lo más curioso es que, hasta el lanzamiento en Baselworld de los femeninos BR S Diamond Eagle, Bell & Ross no dispusiera ni de un solo guardatiempo con esfera azul entre todas sus colecciones. Ahora, dispuesta a paliar esta carencia, nos presenta los Bell & Ross Vintage BR Aéronavale.

Bell & Ross Vintage BR Aéronavale

Tal como ha sucedido con muchos de los Vintage BR, los Aéronavale se presentan en los dos modelos de la colección, los BR 123 y BR 126 antes descritos, que esta vez lucen como principal característica estética el color azul marino de su esfera, bisel y correa, que se combina con el dorado de índices, escalas y manecillas para ofrecer un look que Bell & Ross asocia al uniforme de gala de los oficiales de Marina. Ambos se ofrecen con una correa de piel de becerro azul patinada con costuras de color canela, o con una correa de piel de aligátor azul noche con un cierre de hebilla de ardillón.

Bell & Ross Vintage BR 123 Aéronavale

Bell & Ross Vintage BR 123 Aéronavale

Su caja en acero de 43 mm de diámetro incorpora un cristal de zafiro abombado. Excepto la tonalidad del dial, los Aéronavale adoptan el diseño de los Vintage BR 123 Golden Heritage, con un bisel fijo graduado de 60 minutos, índices aplicados y dial con decoración soleil. Mientras la nueva referencia tres agujas muestra un pequeño segundero con guilloché, el cronógrafo recurre a la habitual configuración bi-compax, que desplaza el segundero a las 3 horas e implementa un totalizador de 30 minutos a las 9 horas, acompañados por la trotadora central y a minúscula ventana de fecha a las 4:30.

Bell & Ross Vintage BR 126 Aéronavale

Bell & Ross Vintage BR 126 Aéronavale

Personalmente, me encantan las esferas azules, pero esta combinación bi-tonal no me acaba de convencer; sencillamente, creo que prescindir del dorado hubiera sido una buena noticia para los BR Aéronavale. Además de mejorar estéticamente, la gran beneficiada sería su polivalencia, junto a la posibilidad de agradar a un mayor número de posibles clientes.


.

 

Autor entrada: suizosrelojes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *