Grado Suizo Bell & Ross Instruments de Marine, la nueva colección Réplica del movimiento Eta

Los tres modelos (por ahora, habrá más a lo largo del año) comparten un cristal de zafiro abombado y una menor altura, haciéndolos más cómodos de llevar con traje. Por otro lado todos los relojes incluyen un contrapeso de la manecilla de segundos central con forma de avión. Además el contrapeso es más corto que antes, lo que le viene muy bien porque en las versiones anteriores “pisaba” el texto encima de las 6 horas, como en este caso y en este otro. Por último, todos los modelos son herméticos hasta los 100 metros, lo que les permite desenvolverse sin problemas en deportes acuáticos -sin llegar a ser verdaderos relojes de buceo, por supuesto-. Veamos ahora los tres modelos, presentados en Baselworld 2017.Dentro de los BR Vintage este BR V1-92 ha sido toda una sorpresa. En realidad casi podríamos decir que es un reloj nuevo, y explico por qué: dentro de los BR 123 siempre ha habido relojes de tres agujas y fecha, pero eran todos de 41 mm de diámetro. Sin embargo el BR V1-92 tiene una medida de 38,5 mm de diámetro. Es decir, mucho más de vestir que lo que había hasta ahora. Esto no sólo agradará a los puristas sino que gustará a las mujeres, que hasta ahora se tenían que conformar con los modelos cuadrados BR S (que además tenían 39 mm de lado y por tanto resultan más grandes que este modelo).

Desde sus inicios, Bell & Ross ha buscado en la aeronáutica su principal fuente de inspiración, tanto en lo que refiere al diseño de su icónica caja cuadrada, como a su principio básico de favorecer la máxima legibilidad de las indicaciones, dos conceptos basados en el cuadro de instrumentos del cockpit de los aviones. A pesar de esta enorme influencia aeronáutica Pero no por ello ha abandonado otros ámbitos como el deporte del motor, con los BR-X1 R16BR 01-94 y BR 03-90 B-Rocket como ejemplo, o el mundo marino con los relojes-instrumento BR 02. Ahora, profundizando su relación con el universo marítimo, le rinde su particular homenaje con una serie de tres relojes en edición limitada, los Bell & Ross Instruments de Marine, basados en los cronómetros marinos utilizados en los buques de antaño para ayudarlos en la navegación. Los modelos que adoptan este look navegante son los BR 01, BR-X1 Chronograph y BR-X1 Tourbillon Chronograph, todos ellos bajo el apellido “Instrument de Marine”. A pesar de ello, no conforman una colección propiamente dicha, sino que se reparten, dentro de la colección Aviation, entre sus respectivas familias.

bell-ross-instruments-de-marine

Los Bell & Ross Instruments de Marine: BR 01, BR-X1 Chronograph y BR-X1 Tourbillon Chronograph

Si bien sus cajas mantienen la habitual geometría cuadrada de los BR, los Intruments de Marina implementan varios detalles novedosos a nivel de materiales y estética, que les confieren un especial y cálido encanto, convirtiéndolos en las versiones más clásicas de toda la colección Aviation. El primero de ellos es el uso del bronce para fabricar las cajas, una aleación que recuerda al latón que cubría los primeros relojes de barcos. El uso de este metal no es nuevo en Bell & Ross, utilizado en una versión del BR 01 Skull. Para evitar cualquier problema, el fondo está fabricado con el hipoalergénico titanio, salvando también los posibles problemas de oxidación acelerada que podría causar el sudor en el bronce. En contacto con el aire y con la humedad, este material adquiere una pátina de color marrón o verdoso mediante un proceso de oxidación que varía en función de su entorno, implicando que, con el tiempo, cada reloj se convierta en una pieza única. En este artículo enlazado sobre el BR 01 Skull, podéis leer más sobre el bronce.

bell-ross-br-x1-tourbillon-instruments-de-marine

Si bien por sí solo el uso del bronce ya los convertiría en piezas singulares, el detalle clave de los Bell & Ross Intruments de Marina es que utiliza material biológico en la caja, más concretamente palisandro de la India, una madera muy densa, dura y pesada, nos remite al casco y a los mástiles de los barcos. No es un hecho habitual encontrar madera en un reloj, y las pocas veces que se recurre a ella es para lucir en la esfera, pero ahí es, precisamente, donde reside el encanto de estas nuevas referencias. Sinceramente, he de decir que me ha sorprendido lo bien que queda la combinación entre la madera y el bronce, aunque veremos como resisten el envejecimiento y los posible golpes y arañazos a los que se verá sometida con el paso del tiempo. .A pesar de estas dudas, el look de los tres Bell & Ross Instruments de Marine está muy bien logrado, y consigue su objetivo de evocar esos relojes marinos de antaño, protagonistas de tantas historias y hazañas surcando mares y océanos.

Pero vayamos por partes, y analizándolos individualmente, empezando por el menos complicado.

Bell & Ross BR 01 Instrument de Marine

El más simple de los tres me resulta el más atractivo. Manteniendo los 46 mm, la caja está fabricada con tres materiales bien diferentes; mientras la parte superior y el bisel son de bronce, y el fondo de titanio, el palisandro se circunscribe al contorno que envuelve la carrura. Pero es su esfera de estética clásica la que lo convierte en una pieza muy especial dentro de los BR: fondo lacado blanco, numerales romanos, minutera chemin de fer, al igual que el pequeño segundero, y manecillas azuladas.

bell-ross-br-01-instruments-de-marine

En su interior late el calibre BR-CAL.203, un movimiento de remonte manual que vibra a 21.600 alternancias por hora (3 Hz) y dispone de una reserva de marcha de 56 horas. Como vemos, no es habitual que Bell & Ross implemente un mecanismo de carga manual, pero esta excepción resulta un homenaje a los que se usaban en esa época.

Con un precio de 7.900 €, el Bell & Ross BR 01 Instrument de Marine se lanza en una edición limitada a 500 unidades.

bell-ross-br-01-instruments-de-marine-1

Bell & Ross BR-X1 Skeleton Chronographe Instrument de Marine

El segundo guardatiempo es una versión del BR-X1 Chronograph. En este reloj, el palisandro cambia de ubicación y gana presencia, pasando a la parte superior de la caja y al bisel. Como sabéis, los BR-X1 se caracterizan por su aspecto vanguardista, con una esfera esqueletada mediante un cristal de zafiro ligeramente ahumado. Debido a ello, dotarlo con la estética clásica de los Instrument de Marina resulta complicado, y queda súmamente condicionado por la escasez de espacio. A pesar de ello, el resultado resulta más que correcto.

bell-ross-br-x1-instruments-de-marine

Para ello,  incorpora una minutera de fondo blanco con números romanos pintados y escala chemin de fer, e índices aplicados dorados, igual que el contador de 30 minutos situado a las 9 horas, aunque con numerales árabes y un disco de cuatro brazos en vez de aguja. La esfera se completa con un sutil pequeño segundero a las 3 y la ventana de fecha a las 6 horas.
Para dar vida a este reloj, Bell & Ross utiliza un movimiento de remonte automático, el calibre BR-CAL.313, el mecanismo cronógrafo habitual en los BR-X1.

El número de relojes disponibles disminuye notablemente respecto al BR 01, quedándose en únicamente 99 unidades. Su precio de venta es de 23.000 €.

Bell & Ross BR-X1 Tourbillon Chronograph Instrument de Marine

El último de ellos y el más complicado es el BR-X1 Tourbillon Chronograph, el modelo cúspide de Bell & Ross, un cronógrafo monopulsante con rueda de pilares que implementa un órgano regulador tourbillon. La arquitectura de su caja de bronce de 45 mm sigue el mismo patrón que la anterior referencia, con el palisandro en su parte superior y bisel. En su interior, la esfera esqueletada también sigue su diseño, con la minutera   perimetral en blanco, con escala chemin de fer y numerales romanos.

bell-ross-br-x1-tourbillon-instruments-de-marine-1

Las indicaciones del cronógrafo se circunscriben a los dos totalizadores de segundos y de 30 minutos,a las dos y diez horas respectivamente, mediante dos anillos dorados con la escala en numerales arábigos, y una escala chemin de fer sobre fondo blanco, que es externa en el segundero, e interna en el sub-dial de minutos. Por último, a la izquierda de la omnipresente abertura donde se ubica el tourbillon, encontramos el minimalista indicador de la reserva de marcha, cuyo máximo se corresponde a un almacenamiento manual de energía que permite al calibre BR-CAL.283, funcionar durante cuatro días.

Evidentemente, esta edición es la más limitada de todas, y únicamente serán 20 los afortunados que podrán disfrutarlo… aunque para ello, antes deberán desembolsar los 151.000 € que cuesta.

.

 .

Autor entrada: suizosrelojes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *